MENÚ

Seguridad en casos de convulsión

Si bien a su hijo se le diagnosticó trastorno convulsivo, lo alentamos a que lo deje llevar una vida normal.  Los niños con convulsiones generalmente no tienen ninguna limitación física ni restricciones de actividades. 

Hay posibilidades de que su hijo pierda la conciencia durante una convulsión, por lo tanto hay ciertas circunstancias que debería evitar o en las que debería ser monitoreado de cerca.  La vida de su hijo podría correr peligro si perdiera la conciencia durante ciertas actividades.

  • Nadar/Bañarse:  su hijo siempre debería ser monitoreado de cerca cuando se encuentre en el agua.  Aliente a su hijo a tomar duchas en lugar de sentarse en una bañera con agua.
  • Fuego:  su hijo siempre debería ser monitoreado con cuidado cuando se encuentre cerca de fogatas, chimeneas o cocinas/hornos encendidos.
  • Alturas:  su hijo siempre debería ser monitoreado de cerca cuando la actividad incluya altura, como pasamanos, árboles, etc.
  • Manejo:  la ley de Arkansas exige que su hijo no tenga convulsiones por una año para poder conducir.

Tenga en cuenta que su hijo puede tener más convulsiones cuando está enfermo, con fiebre, con falta de sueño o estresado.  Además, es muy importante que su hijo no deje de tomar su medicamento porque esto podría causar más convulsiones.