MENÚ

Broncoscopia

Este examen se lleva a cabo mientras el paciente está sedado, a cargo de un neumonólogo pediátrico. No está disponible como parte de una consulta en la clínica. La broncoscopia consiste en insertar un tubo delgado y largo (generalmente por la nariz) a través de las vías respiratorias superiores, hasta llegar a los pulmones. El médico puede ver la superficie de los pulmones y tomar muestras de esputo. Este examen puede ayudar a encontrar una infección u otros problemas de los pulmones. Un paciente CF quizás nunca necesite una broncoscopia. Solo se lleva a cabo cuando el problema persiste y no se lo puede identificar por otros medios.