MENÚ

Ir a un funeral (para un niño con cáncer)

Si un amigo con cáncer muere, quizás se pregunte si debería ir al funeral o a la ceremonia conmemorativa. ¿Debería ir o no? Definitivamente, no hay una sola respuesta que se aplique a todas las personas y situaciones. Puede ser útil pensar sobre los motivos por los que tenemos funerales:

  • Para recordar lo que hacía especial a la persona que murió.
  • Para honrar la memoria y la vida de la persona que murió.
  • Para honrar y apoyar a la familia.
  • Para recibir el apoyo de los demás.
  • Para pasar tiempo con otras personas que estén tristes y que conocían a la persona que murió.
  • Para hacer que la muerte sea más real, lo cual puede ayudar a todos a lidiar mejor con ella en el futuro.
  • En algunos funerales, para conectarnos con una comunidad religiosa y el consuelo de un credo religioso.
  • Para comenzar a imaginar el futuro sin que la persona esté físicamente con nosotros.


Si tiene pensado en ir a un funeral o ceremonia conmemorativa, generalmente hay varias opciones o actividades en las cuales participar. Tal vez quiera ir a todas ellas, a algunas o a ninguna, y algunas de ellas pueden ser solo para la familia:

  • Velorio, en el que los familiares y amigos se reúnen para ofrecer apoyo a la familia y a veces para ver el cuerpo.
  • El funeral o a la ceremonia conmemorativa.
  • La parte del servicio junto a la tumba en el cementerio.
  • El esparcimiento de las cenizas, si el cuerpo fue cremado.


Reunión luego de los servicios, lo cual puede incluir refrescos o una comida. Esto puede ser en una casa o en un lugar religioso o de la comunidad.
Para algunas personas es muy importante ir al funeral. Si bien puede ser triste y molesto, a la larga esas personas se sienten mejor porque fueron. Para esas personas, ser parte del servicio los ayuda a sentirse más cerca de la persona que murió y de sus familiares y amigos. Algunos dirán que "necesitan" ir.

Otras personas sienten que no es bueno ir al funeral o al servicio conmemorativo. Esas personas deberán buscar otras maneras de sentirse cerca de la persona que murió y otras maneras de sentirse cerca de sus familiares y amigos. Si el cuerpo estará presente en el servicio, ver el cuerpo podría ser de ayuda para algunas de esas personas. En su caso, el duelo se puede hacer de una manera más privada.

Si tenía un amigo que murió y no está seguro de querer ir al funeral, busque a alguien que sepa de funerales y hable con esa persona. Hay muchas formas de honrar y recordar a un amigo que ha muerto e ir al funeral puede ser una buena manera, pero no es la única.

Si tenía un buen amigo que murió de cáncer, entonces significa que su amigo tenía un buen amigo también, ¡es usted! Su amistad fue un excelente regalo que le dio a alguien que necesitaba un amigo y ayudó a que los últimos días de vida de su amigo sean mejores de lo que hubieran sido sin usted. Quizás su amigo no pudo darle las gracias, por lo tanto lo diremos aquí: "Gracias por obsequiarle su amistad a una persona joven con cáncer. Independientemente de lo que suceda o sucedió, es un regalo que no será olvidado".

El contenido de este artículo fue aportado por Greg Adams, LCSW, ACSW, CT, director, Centro para el Buen Duelo, Arkansas Children's Hospital. El artículo fue publicado por primera vez en el otoño de 2004 en www.curesearch.org.