Los programas de exámenes auditivos en recién nacidos están diseñados para identificar la pérdida auditiva en los bebés poco después de su nacimiento. La pérdida auditiva es una de las anomalías congénitas más comunes y afecta a aproximadamente 3 de cada 1000 bebés. El estado de Arkansas ha implementado protocolos de evaluación dentro de los hospitales y clínicas y recomienda que cada bebé sea sometido a un examen de audición. (Alrededor del 95% de las pruebas de audición se realizan antes de darle el alta del hospital o la clínica donde ha nacido el bebé).

¿Qué sucede si mi hijo no pasa la prueba de audición del recién nacido o no le realizan la prueba en el hospital donde nace?

Si su hijo debe realizarse más pruebas, no necesariamente significa que tiene pérdida auditiva. Las razones más comunes por las que un bebé podría necesitar otras pruebas son:

  • El bebé no se queda quieto en la prueba original
  • Líquido o infección en el oído medio
  • Canal del oído obstruido por suciedad
  • Pérdida auditiva permanente, leve o grave

Es importante regresar para la prueba auditiva de seguimiento antes de los 1 meses de edad.

El Programa de examen auditivo del recién nacido en Arkansas Children's vuelve a evaluar la audición si el bebé no pasa la prueba auditiva original. SI el bebé nunca fue sometido a la prueba de audición del recién nacido antes del alta del hospital donde nació, también podemos ofrecerle la prueba original. Si el bebé no pasa la segunda prueba auditiva y se ha descartado la presencia de líquido en el oído medio, entonces el bebé será derivado a uno de nuestros audiólogos pediátricos para una prueba de diagnóstico. Esto garantiza que las derivaciones se realicen a tiempo para que el bebé pueda recibir el tratamiento y atención adecuados. Si el bebé es derivado para recibir una evaluación audiológica de diagnóstico, es importante hacer la evaluación lo antes posible.

Queremos dejar en claro que "nunca es tarde" para determinar la manera en que un bebé escucha. Si no se detecta y no se trata, la pérdida auditiva puede retardar el habla y el desarrollo del lenguaje, causar problemas emocionales y provocar dificultades en el aprendizaje. Al detectar la pérdida auditiva cuando el bebé nace, las familias pueden recibir información sobre el estado auditivo de su hijo y se puede iniciar un tratamiento eficaz de inmediato. Nuestro programa ha sido reconocido como líder nacional en el área de la detección temprana de la pérdida auditiva, y sienta precedentes para el diagnóstico temprano de los bebés en el estado. Utilizamos la tecnología informática disponible más avanzada para desarrollar un plan de amplificación personalizado, que incluye audífonos, dispositivos de asistencia auditiva e implantes cocleares. El tiempo es todo: la audición de cualquier niño se puede evaluar con un grado alto de exactitud.