La manera más confiable de diagnosticar fibrosis quística es al analizar el cloruro (sal) que contiene el sudor. Es importante contar con una prueba de sudoración efectuada conforme al método aprobado por la Cystic Fibrosis Foundation para su recolección y análisis. Las "pruebas de detección" quizás no sean confiables.