Este estudio utiliza un inodoro especial que mide el índice de flujo urinario. A veces se realiza esta prueba para buscar la causa de las micciones incompletas, el flujo lento, el ardor al orinar, el dolor de vejiga u otros síntomas.

El niño debe tener la vejiga llena al comienzo de la cita. Después de completar el uroflujo, se realizará un escaneo de la vejiga para ver si queda orina allí.