La enfermedad cardíaca congénita incluye diferentes tipos de defectos cardíacos presentes en el nacimiento, tales como:

  • Los defectos del tabique son huecos en las paredes entre las aurículas y los ventrículos. Esto hace que la sangre oxigenada se mezcle con la sangre no oxigenada. Los defectos del tabique pueden provocar una falla cardíaca si no se tratan.
  • Los defectos de la válvula pueden provocar pérdidas de sangre o reflujo cuando las valvas no se cierran correctamente. Los defectos en las válvulas a veces se detectan como un soplo cardíaco.

Los niños con estas afecciones pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • Problema para respirar
  • Fatiga
  • Rapid heartbeat

Los tratamientos para la enfermedad cardíaca congénita a menudo requieren una reparación quirúrgica.