El retinoblastoma es un cáncer pediátrico poco frecuente que afecta a la retina del ojo, la cual desempeña un rol clave en la visión. La afección se diagnostica más a menudo en niños menores de 5. El trastorno puede ser genético o no genético. Cuando el retinoblastoma no es hereditario, afecta a un solo ojo. El retinoblastoma puede diseminarse por todo el ojo, hacia el nervio óptico y el cerebro, huesos y médula ósea. 

Los síntomas incluyen:

  • Cat's eye (a yellow or white spot on the eye)
  • Visión disminuida
  • Ojos prominentes o retraídos
  • Dolor por la presión en el ojo

Los tratamientos usados incluyen:

  • Cirugía
  • Quimioterapia
  • Terapia focal
  • Trasplante de células madre
  • Radiación