La artritis idiopática juvenil es una enfermedad crónica cuya causa se desconoce. La afección tiene diferentes presentaciones, que pueden afectar a una o más articulaciones a la vez y también pueden afectar la piel y los ojos.

La artritis idiopática juvenil causa estos síntomas:

  • Inflamación en las articulaciones
  • Hinchazón en las articulaciones y/o los ojos
  • Dolor
  • Limitación de movimiento
  • Sarpullidos
  • Fiebre

No hay cura para la atritis idiopática juvenil. Los tratamientos se centran en reducir o controlar los síntomas y lograr que su hijo viva una vida lo más normal posible.

Los tratamientos incluyen:

  • Medicamentos para reducir inflamaciones, como corticoesteroides y antiinflamatorios. Los medicamentos se administran vía oral o a través de inyecciones en las articulaciones.
  • Cirugía ortopédica de reemplazo de articulaciones, de ser necesario
  • Terapia física y rehabilitación para mantener la flexibilidad de las articulaciones y fortalecer los huesos y músculos que las sostienen. La terapia también se utiliza después de la cirugía para recuperar movilidad.