Las parasomnias son un grupo de trastornos del sueño que conllevan alteraciones o experiencias físicas involuntarias, que tienen lugar cuando la persona se está quedando dormida, durante su descanso o mientras se está despertando.  Las parasomnias se pueden clasificar por según la fase del sueño.  Algunas de ellas, como el sonambulismo, hablar dormido, el síndrome confusional y los terrores nocturnos pueden producirse durante la fase de sueño lento (NREM).  Otras, como las pesadillas y el trastorno de conducta durante la fase REM se producen durante la fase de sueño rápido (REM). Estas situaciones son más comunes en niños pequeños y su frecuencia disminuye gradualmente con el paso del tiempo.  En el caso de los niños saludables que tienen parasomnias, solo se necesita acceder a un historial de patrones del sueño ordenado y hacer un examen físico para llegar al diagnóstico. En la mayoría de los casos, no es necesario hacer un tratamiento.   Tal vez sea necesario tomar precauciones para la seguridad del niño durante los episodios.  En algunos casos, se recetan medicamentos si las parasomnias son frecuentes o si están teniendo un impacto negativo en las actividades cotidianas del niño.