Una terapia efectiva para tratar las apneas obstructivas del sueño (OSA, en inglés) y la respiración relacionada con los trastornos del sueño en niños y adolescentes es el método no invasivo de presión positiva en las vías aéreas (PAP). Tenemos un programa excepcional de cumplimiento de presión positiva en las vías aéreas (PAP) a cargo de un terapeuta respiratorio y un psicólogo para la conducta del sueño, con el apoyo de un médico especialista en sueño. Los niños que tienen indicación de terapia con PAP son orientados y alentados en cada paso para intentar lograr un cumplimiento excelente al tratamiento.

La terapia PAP implica el suministro de aire ambiental mediante una máquina junto a la cama que proporciona flujos de aire a las vías aéreas del niño a través de una mascarilla bucal o nasal. Este flujo de aire previene el colapso de las vías aéreas.  Las máquinas para PAP usan una presión suave de aire para mantener abiertas las vías respiratorias en los pacientes que tienen problemas de respiración durante el sueño.

Luego de familiarizar al paciente con el dispositivo, se adopta una estrategia uniforme que se enfoca en la desensibilización, la capacitación del paciente, apoyo conductual y técnico y consultas de seguimiento frecuentes para lograr un mayor cumplimiento del tratamiento.