MENÚ

¿Qué riesgos tiene la ECMO?

Existen riesgos o complicaciones que pueden surgir cuando su hijo está sometido a la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés). El riesgo más grande es el sangrado debido a que su hijo recibirá un medicamento llamado heparina. La heparina desempeña un rol importante ya que reduce la formación de coágulos dentro del circuito ECMO. Sin embargo, reduce la capacidad del paciente de coagular y aumenta el riesgo de sangrado en sitios quirúrgicos, sangrado interno y sangrado en el cerebro. Los recién nacidos y los bebés pequeños serán sometidos a pruebas de ultrasonido frecuentes en el cerebro para descartar sangrado en el mismo.Se realizan análisis de laboratorio regularmente para ajustar la cantidad de heparina utilizada y para monitorear otros productos de la sangre que colaboran con la coagulación. Los coágulos pequeños o la embolia representan un riesgo adicional y se pueden introducir en el torrente sanguíneo del paciente desde el circuito.

El circuito está compuesto por muchas piezas que se mueven y funcionan juntas para brindar soporte a su hijo, pero puede producirse una falla mecánica. Estas fallas son extremadamente raras; no obstante, los riesgos de pérdida de sangre e introducción de aire pueden causar daño a los órganos y el cerebro, e incluso la muerte. El circuito es monitoreado frecuentemente por especialistas altamente capacitados que responderán ante cualquier emergencia que se pueda presentar.

Existen riesgos adicionales como los relacionados con la transfusión de productos de la sangre. Hay un riesgo ligeramente mayor de contraer infección por el contacto directo del circuito ECMO con el torrente sanguíneo del paciente. Pueden surgir riesgos asociados al traslado del paciente para procedimientos como laboratorio cardíaco, cirugía, tomografía computarizada o cualquier otro movimiento de envergadura que sea necesario para su atención.