MENÚ

Malformaciones vasculares

Existen muchas diferencias entre un hemangioma y una malformación vascular. Los hemangiomas, conformados por capilares, tienden a crecer durante el primer año de vida y luego se encogen. Las malformaciones vasculares están compuestas por arterias, venas o canales linfáticos, según el tipo de malformación. Las malformaciones vasculares también suelen crecer durante la vida y por lo general requieren algún tipo de intervención.

Malformaciones vasculares de la línea media

Las malvormaciones vasculares de la línea media son bastante frecuentes y se las conoce como malformaciones capilares, "mordidas de la cigüeña" o "besos del ángel". Suelen ser de color rosado claro a medio y se encuentran en el medio de la frente o en la nuca. No obstante, también pueden aparecer en los párpados y entre los ojos. Estas lesiones suelen desvanecerse gradualmente durante los primeros años de vida y excepcionalmente persisten o se oscurecen. Si el área sigue presente durante los últimos años de la infancia, se pueden llevar a cabo tratamientos con láser para que se desvanezca y desaparezca.

Malformaciones venosas

Estas lesiones también son conocidas como manchas planas y pueden producirse en cualquier parte del cuerpo. Con frecuencia aparecen al nacer y empiezan como una lesión plana rosa o roja. Suelen crecer con el paciente y oscurecerse con la edad. Algunas de estas manchas planas eventualmente formarán pequeños bultos sobre la superficie denominados guijarros. Se cree que las manchas planas ocurren por una falta o deficiencia de los nervios que van hacia los vasos sanguíneos para controlar el flujo. En la actualidad, no existe cura para las manchas planas, aunque el tratamiento con láser puede ser una forma muy efectiva de suavizar la mancha y, en muchos casos, hacerla casi desaparecer. Con frecuencia se necesita que los tratamientos con láser se continúen de forma intermitente hasta la edad adulta.