MENÚ

Proceso de administrar anestesia con los padres presentes (PPI)

Antes de comenzar con la anestesia
El anestesiólogo debe considerar la afección de su hijo. La seguridad de su hijo es nuestra principal preocupación. Recuerde que su hijo debe evitar comer y beber por varias horas antes de la cirugía, tal como se lo explicaron sus médicos y enfermeras.
  • ¿Qué edad tiene el niño? Los niños de 1 a 10 años son los que más se benefician con el proceso PPI; sin embargo, se puede considerar el mismo proceso para algunos niños más grandes y para los jóvenes.
  • ¿Su hijo tiene algún problema especial en las vías respiratorias, corazón o pulmomes?
Comienzo de la anestesia
La administración de la anestesia puede comenzar de diversas maneras:
  • Inhalación a través de una máscara
  • Medicina intravenosa (IV)
  • Inyección intramuscular (IM)
Muchos niños reciben una medicina especial para calmarlos antes de ser anestesiados Esta medicina previa no siempre se usa, y con el proceso de PPI puede no ser necesaria porque usted se quedará con su hijo hasta que se duerma. La mayoría de los niños que tienen PPI aspirarán la medicina a través de una máscara especial; sin embargo, a veces es necesario usar una de las otras dos formas de administrar anestesia (IV o IM).
Qué esperar durante la anestesia por máscara

Si puede estar junto a su hijo durante la administración de la anestesia, verá dos etapas de comportamiento:

Etapa uno
Durante esta etapa el niño está consciente de lo que sucede a su alrededor. Es normal que los niños se pongan ansiosos durante la administración de la anestesia. Pueden intentar:

  • sacarse la máscara
  • toser o tener arcadas
  • llorar o gritar
  • quejarse del olor
  • respirar de manera agitada e irregular, o decir que no pueden respirar

Algunos de los niños que tienen estos comportamientos pueden requerir de alguien que los sujete con suavidad para completar el proceso de la anestesia.

Etapa dos

En la segunda etapa de la anestesia, los niños no están conscientes y probablemente no recuerden los eventos a su alrededor ni sus conductas. Su hijo puede:

  • intentar sentarse o pararse
  • volverse agresivo con el personal
  • decir cosas que usted no entienda
  • tener los ojos vidriosos, desenfocados o desorbitados
  • estar muy débil

El anestesiólogo le indicará el momento en que usted debe salir de la sala de anestesia o del quirófano. Es probable que su hijo no parezca dormido cuando usted se vaya de la sala porque sus ojos pueden todavía estar abiertos parcialmente. Es importante que sepa que su hijo no está consciente de su presencia ni notará que usted se va en ese momento.