MENÚ

Trastornos del sueño

Los siguientes son algunos de los trastornos del sueño que tratamos en el centro de Trastornos del sueño:

Apnea obstructiva del sueño (OSA, en inglés)

La apnea obstructiva del sueño (OSA) es una afección en la que se ve afectada la respiración durante el sueño, debido a una obstrucción en las vías aéreas superiores. Esto sucede durante el sueño porque los músculos de las vías aéreas se relajan y se cierra parcialmente el pase de aire. La obstrucción perturba el sueño y puede ocasionar una caída del nivel de oxígeno en sangre o aumentar el nivel de dióxido de carbono, o ambos. La obstrucción se resuelve cuando el esfuerzo mayor para respirar o el bajo nivel de oxígeno en la sangre hacen despertar al cerebro o aumentan el tono muscular en las vías aéreas y se alivia la obstrucción. Como resultado de la OSA, los niños por lo general duermen muy mal y es posible que tengan dificultades durante el día, como falta de atención, hiperactividad, problemas de comportamiento, bajo rendimiento escolar, cambios de humor y somnolencia durante el día. También es posible que no reciban suficiente oxígeno, lo que puede exigir al corazón y otros órganos y ocasionar problemas médicos crónicos como hipertensión o problemas cardíacos. Solemos ver bebés/niños que pueden tener apnea del sueño causada por síndrome de Down, acondroplasia, parálisis cerebral, problemas neuromuscular o anomalías faciales como mandíbula pequeña, mandíbula retraída, lengua grande, labio leporino y paladar hendido y/o desviación del tabique nasal. Los síntomas evidentes incluyen ronquidos fuertes, dificultad para respirar, pausas y/o aspiraciones al respirar, moverse mucho al dormir, irritabilidad durante el día y somnolencia ocasional. No es normal que los niños ronquen. Para un diagnóstico preciso se recomiendan estudios del sueño durante la noche. El tratamiento puede ser quirúrgico, como una tonsilectomía o una adenoidectomía. El tratamiento mecánico de presión aérea positiva (PAP, una máscara que se usa de noche y mantiene las vías aéreas abiertas con una pequeña cantidad de presión positiva) también es muy efectivo. A veces puede ser necesario añadir oxígeno. A veces se recomienda bajar de pesos, algún medicamento y otros tratamientos.

Somnolencia excesiva durante el día

Los trastornos de sueño excesivo (hipersomnolencia) incluyen la narcolepsia y la hipersomnia idiopática. La somnolencia excesiva durante el día es más frecuente en personas que duermen mal por las noches. El paciente puede estar durmiendo mal ya sea porque sus hábitos de sueño no son sanos o por un trastorno primario que reduce su sueño. También es posible que tenga un sueño adecuado pero perturbado debido a otros problemas como la apnea del sueño. La narcolepsia es un trastorno poco frecuente de somnolencia excesiva durante el día cuyo origen son anomalías en los centros del cerebro que controlan el sueño. Los síntomas pueden incluir somnolencia excesiva durante el día, cataplexia (la incapacidad periódica de hacer movimientos secundarios voluntarios hasta una inhibición repentina del tono muscular), ataques de microsueño durante el día, alucinaciones, parálisis durante el sueño o sueño nocturno con interrupciones. Muchos de estos problemas se pueden evaluar mediante una polisomnografía (una prueba del sueño en la que se controla el patrón de sueño de un niño o niña mientras duerme) para descartar otros problemas de sueño, seguido de una prueba de latencias múltiples (MSLT, en inglés) para evaluar su somnolencia y si ingresa rápida y fácilmente en la etapa sueño de movimientos oculares rápidos (REM). Los tratamientos pueden consistir en administración individualizada de medicamentos, siestas programadas y modificaciones en los horarios de trabajo/escuela.

Cuando una persona tiene hipersomnia idiopática, siente la necesidad de dormir todo el tiempo. Puede ser que estén en condiciones de evitarlo si pueden hacerlo. Es posible que algunas personas duerman una cantidad excesiva de horas por la noche y aun así les resulte difícil despertar. Pueden verse confundidas o desorientadas al despertar.

Insomnio

Los trastornos para iniciar o mantener el sueño, o el insomnio crónico, por lo general se tratan en nuestra clínica. El insomnio puede causar síntomas adversos durante el día que incluyen fatiga, irritabilidad, ansiedad, depresión leve, dificultad para mantener la atención y somnolencia excesiva durante el día. La modificación de ciertas conductas y la terapia médica suelen resultar satisfactorias para el tratamiento del insomnio.

Parasomnia

La parasomnia es una disfunción asociada al sueño, el estado de sueño o vigilia parcial. Incluye problemas como sonambulismo, hablar dormido, síndrome confusional y terrores nocturnos. Estos problemas suelen ser de carácter evolutivo y se agravan en situaciones de estrés o falta de sueño. La mayoría de los casos requieren educación, la eliminación de las causas de parasomnias e intervenciones conductuales. En algunos casos de indican medicamentos.

Movimientos periódicos de las piernas

Los movimientos repetitivos de las piernas, que se producen cada 15-40 segundos, pueden ocasionar que una persona se despierte con frecuencia o no descanse bien durante el sueño. Los compañeros de cuarto/cama pueden quejarse de que el paciente los patea durante la noche. Los movimientos periódicos de las piernas (PLMS, en inglés) durante el sueño están asociados al síndrome de piernas inquietas. La presencia de PLMS puede indicar una evaluación más profunda que incluya análisis de sangre para detectar los niveles de hierro.

Mala higiene del sueño

Los bebés y/o niños pueden desarrollar malos hábitos de sueño. Pueden incluir dificultad para conciliar el sueño, dormirse tarde, necesitar invervención de sus padres/cuidadores como mecerlos/darles palmadas/compartir la cama, momentos frecuentes de vigilia durante la noche que requieren intervención y dificultad para despertarse por las mañanas. Los malos hábitos de sueño son más frecuentes en niños enfermos con otros problemas, como infecciones de oído recurrentes o apnea del sueño. Tenemos programas integrales de educación y capacitación disponibles para las familias y los pacientes, que enseñan a mejorar la higiene del sueño.

Síndrome de piernas inquietas

Esto puede ocurrir cuando la persona está despierta y relajada. Se describe como una sensación incómoda en las piernas. Esa sensación exige mover las piernas para sentir alivio.